Correr por la playa, ¿sí o no?

Levantarnos por la mañana, salir a la calle y encontrarnos de golpe con la playa nos aporta una sensación de libertad impresionante. Si eres de los afortunados que tiene el mar a cinco minutos de casa y estás pensando en correr por la playa para mantenerte en forma este verano, en este artículo te contamos los pros y los contras de esta iniciativa, y también los consejos más importantes para hacerlo con cabeza. Es cierto que el running por la arena nos aporta ciertos beneficios, como puede ser estar en contacto directo con la naturaleza, pero también es verdad que, debido a las características del terreno, debemos tener especial precaución para evitar lesiones. ¡Te lo contamos en Deportes Moya!

Sabemos que tienes ganas de empezar con este tipo de entrenamiento, pero te recomendamos que empieces poco a poco para que tu cuerpo, y sobre todo tu tren inferior, se adapte al nuevo medio y al nuevo terreno.

Ventajas

  • Probablemente consumirás más calorías si corres por la playa ya que el terreno ofrece mucha más resistencia a tus músculos del tren inferior, por lo que tienes que trabajar más tu fuerza muscular. De la misma forma, el consumo será mucho mayor al correr por arena seca que por arena húmeda, ya que la resistencia del terreno será aún mayor.
  • Te ayudará a desconectar y a eliminar el estrés ya que te aporta una sensación de libertad única, disfrutas de un paisaje inmejorable y te acerca a la naturaleza.
  • Respiras un aire más puro y limpio ya que estás alejado del núcleo urbano.
  • Se fortalecen más los músculos de las piernas y también el tobillo.
  • Mejoras tu respiración gracias a que recibes mayor cantidad de oxígeno.

Correr por la playa, ¿sí o no?

 Inconvenientes

  • El grado de deshidratación será mayor, por lo que debes hidratarte muy bien.
  • La playa es un terreno inclinado y con desniveles, por lo que no debes hacerlo durante mucho tiempo ya que puede acabar por afectar a tu cadera. Unos 20 minutos estaría bien.
  • No es aconsejable en caso de que tengas problemas en las rodillas o en los tobillos.

Consejos

  • Correr por la playa como excepción o como método para fortalecer nuestro cuerpo durante un corto periodo de tiempo puede llegar a ser incluso recomendable, pero nunca debes tomártelo como norma.
  • Salir a correr siempre a primera hora de la mañana cuando el tiempo acompaña y todavía no hace demasiado calor.
  • Otra opción es correr por la tarde con la puesta de sol. Además de disfrutar de unas vistas maravillosas, el sol no será tu enemigo.
  • Después de la carrera, te vendrá genial un baño refrescante en el mar ¡Lo tienes a huevo!
  • Lo ideal sería dejar los auriculares en casa y disfrutar del sonido del mar, las gaviotas, etc. No hay nada más relajante. Prueba a hacerlo un día y ya verás como te gusta.
  • Prueba a correr por la arena húmeda ya que el terreno es más duro y firme y, en consecuencia, más seguro. La sensación será aún mejor y el terreno no ofrecerá tanta resistencia como por arena seca.
  • Protege tu piel del sol con protección solar. La más recomendable es aquella que resiste al sudor y a la humedad.

Como ves, correr por la playa tiene sus beneficios pero también sus riesgos. Si eres principiante, quizá sea más recomendable andar con zapatillas de running por la playa que correr.

Recuerda que ahora más que nunca hay que llevar mucho cuidado a la hora de practicar deporte. Evita las horas centrales del día, lleva siempre una gorra de running y mantén una buena hidratación antes, durante y después de cada entrenamiento. En uno de nuestros posts anteriores encontrarás más consejos para hacer deporte en verano y consejos para elegir la mejor ropa de running para verano. ¡No te lo pierdas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *