¿Por qué me da hambre después de hacer deporte?

Mucha gente se pregunta por qué nos entra el hambre después de hacer ejercicio. Y es que después de un entrenamiento intenso, salimos de la ducha con unas ganas irrefrenables de comernos todo lo que encontremos a nuestro paso. ¡Un error en el que no debemos caer!

Hoy en Deportes Moya te contamos por qué tienes tanta hambre después de entrenar o ir al gimnasio, y lo cierto es que se trata de una señal de que el ejercicio ha sido intenso y has quemado unas cuantas calorías. ¡Pero no las suficientes para atiborrarte a comida!

Como ya sabes, el deporte nos ayuda a perder peso de manera saludable. Sin embargo, debemos tener cabeza para no echar por la borda todo el trabajo en el gimnasio justo después.

La razón por la que tienes tanta hambre después de entrenar

Sí, el hambre post-ejercicio es algo perfectamente normal. ¿Por qué? Porque con el ejercicio, además de que se activa nuestro metabolismo, se queman calorías, perdemos una gran cantidad de agua y agotamos nuestras reservas de glucosa, lo que hace que aumente el hambre. Y es algo que tiene todo el sentido del mundo, ya que el hambre es la forma que tiene nuestro cuerpo de decirnos «ey, ¡necesito recargar las pilas!».

Cuando entrenamos, lo primero que bajan son los niveles de azúcar y, en consecuencia, lo que hace nuestro metabolismo es movilizar las reservas de glucógeno muscular. Cuando estas se acaban debido a la intensidad o duración del ejercicio, echa mano de las grasas.

Precisamente, esa bajada en los niveles de azúcar es la que hace que luego tengamos una fuerte sensación de hambre. Nuestro cuerpo pide reponer esos azúcares, grasas y reservas de energía que hemos ido quemando con el ejercicio.

A medida que empieces a entrenar cada vez más y más, puede que esa sensación de hambre vaya en aumento porque el ejercicio aumenta tu masa muscular y, en consecuencia, la necesidad que tiene tu cuerpo de nutrientes y calorías.

¿Qué comer después de entrenar?

Pero… ¿qué comer después de entrenar? ¿cómo puedo saciarme sin atiborrarme a comida basura?

Después de entrenar, cuando tienes hambre, puedes comer alimentos ricos en proteínas de calidad o grasas saludables. Por ejemplo, plátanos, huevos, yogures, legumbres, atún, frutos secos, etc. y agua ¡mucha agua! Con esto conseguirás saciarte, darle algo a tu estómago y olvidarte de esa sensación de «quiero comerme todo» que tienes después de ducharte. Los alimentos «proteícos» después del ejercicio te ayudarán a ganar masa muscular.

Lo más importante es seguir una dieta sana, variada y equilibrada durante todo el día, es decir, llevar un orden alimenticio para no llegar a las comidas demasiado hambriento. Y esto se vuelve especialmente importante si practicas deporte.

Te proponemos seguir una especie de planificación con las comidas del día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena), e incluso, si tienes la posibilidad, dejar preparado aquello que vas a comer después del entrenamiento. Esa comida será diferente en función de la hora en la que terminemos.

Comer algo después de hacer ejercicio es recomendable ya que debemos reponer fuerzas y líquidos. Sin embargo, hay que saber muy bien qué comer y en qué cantidad para que el resultado sea el más saludable.

¿Cómo puedo evitar comer en exceso después de entrenar?

Frenar los impulsos irrefrenables de comer después de entrenar cuando tenemos hambre es complicado, pero debes aprender a hacerlo si quieres que tus entrenamientos tengan buenos resultados y no sean en balde.

Si quieres evitar esos impulsos de comer lo primero que encuentras, piensa en el número de calorías que has quemado, porque probablemente sean menos de las que piensas. Eso te llevará a elegir un poco mejor la comida de después.

Que hayas hecho deporte no significa que puedas comerte luego todo lo que encuentres a tu paso. Sí, debes reponer fuerzas, pero realmente ¿tienes tanta hambre? ¿necesitas comer tanto? Con un yogur griego o un puñadito de frutos secos puede ser suficiente, dependiendo de la hora del día. Normalmente comemos mucho más de lo que realmente necesitamos reponer.

Los ataques de hambre después de hacer ejercicio deben, y pueden, ser controlados. Comer bien después de entrenar te ayudará a tener una buena recuperación muscular, y tu energía y tu rendimiento mejorarán. Pero no solo eso, obtendrás los resultados que buscas mucho antes si comes de forma saludable.

Y un último consejo: come despacio, mastica y saborea los alimentos. Conseguirás saciarte mucho antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *