¿Vas a empezar a ir al gimnasio? Esto es todo lo que debes saber

¿Has empezado el año a tope de energía y con ganas de hacer deporte? ¿Entre tus propósitos de año nuevo está apuntarse al gimnasio? Si has decidido incorporar el deporte a tu vida, ¡enhorabuena! Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán. Ahora es cuando realmente vas a empezar a cuidar de tu salud.

Si es la primera vez que te apuntas al gimnasio y apenas tienes experiencia en el mundo del deporte, es importante que repases con nosotros una serie de aspectos básicos que debes tener en cuenta para evitar desmotivarte y, sobre todo, lesionarte.

Apuntarse al gimnasio es el primer paso (¡y el más importante!) pero ahora debes mantener tu propósito durante todo el año, acudir semanalmente y entrenar con cabeza. No vale eso de dejárselo en marzo…

Pásate por nuestra tienda de ropa de deporte y por nuestra tienda de zapatillas y hazte con la mejor equipación para este 2022. Desde Deportes Moya compartimos contigo las 5 cosas más importantes que debes saber antes de empezar a ir al gimnasio por primera vez.

5 cosas que debes saber antes de empezar el gimnasio

Pide ayuda y déjate aconsejar por profesionales

Por regla general, los gimnasios cuentan con buenos profesionales que trabajan para orientarte, ayudarte y guiarte para que ejecutes bien todos los ejercicios y todo tu plan de entrenamiento vaya enfocado a un objetivo. Ese objetivo puede ser perder peso, ganar musculatura, tonificar, mantenerse…

Antes de ponerte a entrenar, ya sea por libre en la sala de máquinas o en las clases dirigidas, debes saber ejecutar bien todos los ejercicios para evitar lesionarte. Los monitores están para eso, así que hazles caso y trata de mejorar en todos los aspectos que te digan. No te tomes sus comentarios como ataques, ellos solo tratan de ayudarte para que no te hagas daño.

Abre tu mente, sé humilde, déjate aconsejar por los que realmente saben y no tengas vergüenza de pedir ayuda. Nadie nace aprendido. Y esto nos lleva al siguiente punto.

Todos hemos pasado por ahí

La primera vez que pisas un gimnasio te sientes como un pez fuera del agua. Ves la enorme cantidad de máquinas que hay en la sala de musculación y te preguntas para qué será cada una de ellas. Probablemente no sepas cómo se utilizan y te pases la mayoría del tiempo preguntando al monitor y corrigiendo posturas y agarres, pero ¡tranquilo! Todos hemos sido novatos alguna vez.

Aunque no lo creas, el musculitos que hay a tu lado también fue una vez principiante, así que ignora a cualquier persona que te mire demasiado y sigue a lo tuyo.

No pretendas conseguir resultados en una semana

Los resultados del gimnasio los notarás unos cuantos meses después de empezar tu rutina de entrenamiento. No quieras ser The Rock con apenas una semana levantando mancuernas. Debes pasar por una fase de iniciación, conocer la técnica y empezar por los ejercicios básicos.

No te desmotives si no ves los resultados porque estos tardan en ser visibles. Tu cuerpo es sabio, está memorizando todos los ejercicios y poco a poco verás como tu condición física mejora enormemente porque cada vez estará más capacitado.

Recuerda que no se trata de un sprint sino de una maratón, y eso conlleva un plan de entrenamiento adaptado y progresivo, bien planificado y ordenado, que además incluya una dieta saludable. Y de aquí saltamos al siguiente punto.

Con ir al gimnasio no basta

¿Quieres mejorar tu condición física? Hacer deporte regularmente está muy bien y es fundamental para conseguirlo, pero eso hay que completarlo con otros dos pilares fundamentales. ¡La dieta y el descanso!

Ahora que empezarás a gastar más energía y necesitar más recursos, es recomendable que adaptes tu dieta para darle a tu cuerpo lo que necesita. Pide ayuda a profesionales para que sepas qué tienes que comer en función del tipo de entrenamiento que vayas a realizar.

Descansar es el otro pilar fundamental. Sí, descansar, como lees. ¿Sabías que el sobreentrenamiento puede llegar a ser un problema y causarte lesiones? Por muy bien que te encuentres, tu cuerpo también necesita descansar, así que puedes marcarte unos días de descanso para la recuperación muscular.

Estirar y calentar también son parte del entrenamiento

No cometas el error de llegar al gimnasio y ponerte directamente a levantar mancuernas como si no hubiera un mañana. El primer paso del entrenamiento siempre es el calentamiento. Esto lo verás muy claramente en las clases dirigidas, pero cuando entrenes por libre no te olvides de calentar todos los músculos implicados en los ejercicios de ese día.

Lo mismo ocurre cuando terminamos las series. Debes estirar bien todos los músculos que has estado trabajando si no quieres que algún tirón o rotura llame a tu puerta.

Ah! Y si hay ejercicios que te cuestan más o te dan más pereza de lo habitual, ¡no te los saltes! Hay que trabajar todos los grupos musculares por igual con la misma intensidad 😉 Acabarás por cogerles el gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *