Descubre los beneficios de hacer senderismo

Practicar senderismo es mucho más que salir a andar por el campo. Es una gran forma de cuidar nuestra salud cardiovascular, a la vez que hacemos ejercicio aeróbico y fortalecemos nuestros músculos y huesos. Por eso, si todavía no conoces los beneficios que tiene hacer senderismo, no te preocupes, porque hoy, en Deportes Moya, te hablamos de todos ellos.

Beneficios del senderismo

Hacer deporte ya trae de por sí múltiples beneficios para la salud. El senderismo, al tratarse de un ejercicio aeróbico, nos ayuda a mantenernos en forma, perder peso y reducir las posibilidades de contraer enfermedades del corazón. A continuación, te hablamos con más detalle de todos sus beneficios:

  • Mejora la salud cardiovascular. Practicar senderismo ayuda al músculo más importante del organismo, el corazón, aumentando la frecuencia cardíaca.
  • Previene la diabetes y reduce el colesterol malo. Andar media hora al día reduce los niveles de glucosa y colesterol, manteniéndolos en un rango saludable.
  • Ayuda al control del peso. El movimiento que realizamos de este ejercicio aeróbico es muy efectivo a la hora de perder peso, ya que requiere un esfuerzo continuo del cuerpo con el que podríamos perder hasta 400 calorías.
  • Aumenta la fuerza general y ayuda a tonificar la musculatura, sobre todo del tren inferior.
  • Mejora la calidad del sueño y el humor, ayudando a mantener una salud mental óptima y un mejor estilo de vida.
  • Estimula la producción de glóbulos rojos gracias al continuo movimiento del cuerpo, mejorando también el funcionamiento del aparato cardio-respiratorio.
  • Reduce el estrés, la depresión y la ansiedad. El deporte es un antidepresivo natural porque ayuda a liberar endorfinas que mejoran el estado de ánimo general.

¿Cómo prepararse para hacer senderismo?

Como antes de empezar a practicar cualquier deporte, es imprescindible prepararse para el ejercicio que se va a llevar a cabo. En este caso, lo primero sería hacerse con ropa y calzado adecuado para senderismo. Para ello, podemos optar por zapatillas o botas de montaña. Son una de las mejores opciones para proteger los pies de las zonas más áridas. Asimismo, opta por ropa abrigada si vas a empezar a practicar esta actividad en invierno. Camiseta térmica, un forro polar y unos pantalones de montaña será lo básico.

Por supuesto, ni que decir cabe que otra de las cosas que tienes que hacer antes de salir a andar por la montaña o el campo es estirar adecuadamente y calentar. La idea es mantener el cuerpo sano y activo, no lesionarlo a la primera de cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *